Fin de la conversación

¿Te parezco linda? —preguntó ella mientras sonreía—
Sí... —respondió él timidamente—
¿Y sientes algo por mí?
¿...por qué me preguntas esas cosas? —dijo él bastante avergonzado luego de haber balbuceado un poco—
Porque quería decirte que tú también me pareces muy lindo, pero que sólo te veo como un amigo.

Él no dijo nada más. Sólo se quedó cabizbajo mientras pensaba que a partir de ahora debería tomar en cuenta esas palabras la próxima vez que imaginase andar con ella de la mano.

2 comentarios:

  1. Las mujeres, qué malas somos.

    ResponderEliminar
  2. Jamás dije que sean malas. Ni que la joven de mi diálogo haya decidido no corresponderle a voluntad. En todo caso, él no será lo suficientemente bueno.

    ResponderEliminar