— Hola
— Hola, ¿qué tal?
— Bien, dándole de lactar a mi hijita

— ¿Te me estás insinuando o me parece?
Alguna vez creí, hace ya bastante, que la sapiencia residía en el bigote. Muy lejos estuve, es cierto; sin embargo, me doy con la sorpresa de no haber sido ni el primero ni el único quien pensó algo similar:







— ¿Sabes cómo se llama aquella parafilia que consiste en mantener relaciones sexuales con objetos?
— Pues depende. Si eres hombre se llama "heterosexualidad"
— Ey, ¿y que hiciste toda esta semana que no te vi?
— Pues me fui de luna de miel.
— ¡¿Te casaste?!
— Nada que ver. Son cojudeces.
Sé, y reconozco, que no soy una persona que desborda virilidad. Sé, y reconozco, que soy una persona, mas bien, de características afeminadas: manos delgadas, cintura estilizada, rostro delicado y de expresiones corporales que no son muy propias de un albañil. Irónicamente, éstas precisamente han sido motivo de curiosidad y, en bastantes ocasiones, de atracción hacia mi persona por parte de muchas mujeres.
Como heterosexual confeso, agradezco ello; sin embargo, debo admitirles que la envidia de mis congéneres ha sido muy dura. He sido víctima constantemente de adjetivos tal vez justificados, pero definitivamente falsos o que, en general, no acepto. Porque sé que son valoraciones dadas por la envidia. Porque sé, y aquellos también saben, que muchas mujeres prefieren a un hombre delicado que a un machorrón.
Así que cansado de la envidia de mis congéneres, empiezo a creer conveniente que para ponerle fin a todo ello, deberé hacerme un cambio de look que destile virilidad para así no dar más cabida a malinterpretaciones:


Virilidad y elegancia, ¿qué opinan?
Desagradecido

Aparecí en una extraña casa. De esas que por su vejez y suciedad producen un olor amargo y penetrante, mezcla de madera deteriorada y polvo acumulado. Inmediatamente busqué, entonces, una salida. Grande fue mi sorpresa al notar que aquella salida no existía. Los pasillos de aquella casa no hacían más que llevarme a la misma habitación en cual me encontraba actualmente. Podía, incluso, pararme en medio del pasillo, voltear y verme a mí mismo infinitas veces dentro de repetidos cuartos exactamente iguales, y al ver por las escaleras, me veía a mí mismo, de espaldas, observando precisamente la infinidad de demás escaleras sucesivas.
Me conformé con todo ello. Después de todo, no podría ser peor que volver a un mar impaciente por matarme infinitas veces. Vencido por la curiosidad, me dispuse a observar y tocar todo viejo mueble dentro de esa habitación. Encontré, en sus interiores, vajillas de todo tipo, aunque de diseños antiguos en su mayoría. Fue cuando intenté observar en el interior de una vitrina, al abrir una de sus pequeñas puertas inferiores, que me encontré con un pequeño pasaje que me llevaba a otra habitación. 
Entré, bajo miedos y asombros, y me encontraba ahora en una habitación algo oscura, llena de cajas y demás cosas excluidas. Avancé poco más y vi, sentado, a un sujeto de aspecto desgastado y que portaba consigo una escopeta de esas largas y de dos cañones. Tal vez no hubiera sentido tanto terror al verlo si no fuera por el hecho de que con esta arma me estaba apuntando. Alcé las manos, titubeé y sólo dije que buscaba una salida. Me sonrió, bajó el arma y me señaló otro pasillo que no se encontraba muy lejos de mí. Volví la mirada a él para agradecerle, pero era en vano ya que ahora se encontraba con el rostro destrozado, el cráneo perforado y algunos sesos descubiertos, mientras que otros se encontraban estampados en aquella pared bañada en sangre seca. Como si se hubiera encontrado en ese estado mucho antes que siquiera yo aparezca en aquel cuarto. Y jamás oí un disparo.
Retrocedí, asustado, y caminé a paso lento hacia la salida que aquel ahora cadáver me había señalado. Ni bien entré, sentí todo mi cuerpo refrescarse, y me hubiera sentido tremendamente agradecido por ello si no fuera por el hecho de que aquello tan refrescante no era más que, otra vez, aquel mar psicópata.

[Continuará]
A veces, sin querer, una persona puede confesar involuntariamente ciertas aficiones que preferiría mantener ocultas. Me pasó el día de hoy conversando por messenger con mi compañero Arkantos* quien, en una inocente conversación informativa sobre la circuncisión, termina confesando un terrible deseo que mantenía, hasta hoy, en sumo secretismo.
A continuación les presento fragmento de esta conversación para que opinen ustedes mismos:

Arkantos dice: ¿...y entonces cuando te haces la circuncisión te queda menos sensible?
Schattenmann dice: Así es, mi estimado. Una vez que se corta parte del prepucio, el glande al quedar descubierto se hace menos sensible debido a que le crece una nueva y delgada capa de piel.
Arkantos dice: Entiendo. O sea que uno duraría más, ¿verdad?
Schattenmann dice: Efectivamente.

Cinco minutos después, mi compañero vuelve a iniciarme la conversación:

Arkantos dice: Oye, me ha dado hambre.
Schattenmann dice: ¿Hablar de penes cortados te ha dado hambre?
Arkantos dice: ¡Jajaja! No. Ya tenía un poco de hambre antes de iniciar la conversación.
Schattenmann dice: Pero ahora, mientras hablábamos de penes, se te incrementó el hambre, ¿no?
Arkantos dice: Ahh... deberá ser que como ha pasado más tiempo, el hambre se me ha incrementado. Es algo natural.
Schattenmann dice: O sea, ¿me dices que el hambre se te ha incrementado independientemente del hecho de haber estado hablando de penes y prepucios mutilados?
Arkantos dice: Exacto. Yo ya estaba predispuesto al hambre.
Schattenmann dice: Entonces, ¿estando predispuesto al hambre decidiste de repente tocar el tema de los penes?
Arkantos dice: Pues sí. Eso debió ser.
Schattenmann dice: Así que tenías tanta hambre que decidiste hablar sobre penes.
Arkantos aparece como no conectado, es probable que no conteste.

Y así, lamentablemente, terminó nuestra conversación. Me gustaría creer que mi compañero sufrió de un percance que lo obligó a retirarse de la conversación, mas no que haya huido cobardemente. En todo caso, luego de leer ello, he confirmado mis sospechas: Arkantos es maricón y punto.


* Por cuestiones de seguridad/privacidad/vergüenza se usará el seudónimo de ambos.
CAPÍTULO I
Ignoto

Me encontraba ahogándome en medio de un mar y en las profundidades de éste, sin saber precisamente por qué. Como si allí hubiera nacido. Mirara donde fuera, no encontraba más que agua a mi alrededor. Ni un solo ser vivo. Como si mi existencia allí fuera anterior a los orígenes de la vida. Y no pudiendo más contra la voluntad del agua por entrar a mis pulmones, decidí rendirme, cerré los ojos y confié en que esta absurda existencia acabaría tan pronto como apareció.
Inmediatamente volví a abrir los ojos, y se encontraba frente a mí un edificio. A mi lado, de la mano, una mujer. No la conocía, pero aparentemente éramos pareja. Entramos a aquel edificio, subimos y abrí la puerta de lo que aparentemente también era mi habitación. Nada tenía sentido. Yo nunca había estado en este lugar; sin embargo, me limitaba a seguir aquel guión preestablecido. Volteé, miré a mi acompañante, ella me sonrió y sin explicación alguna comenzó a hacerse más joven, a reducirse, a desvanecerse. Convirtiéndose de prohibida a imposible. 
Sin saber precisamente qué poder hacer, sólo caí sobre mis rodillas. No fue que ni bien choqué contra el piso y sentí que todo se deshacía. Como si aquel suelo no fuera más que papel sobre agua, y allí me encontraba nuevamente, sumergido en un mar ignoto, ahogándome desesperadamente mientras que el mar escondía mis lágrimas. Entonces sólo sentí miedo. Miedo por no saber qué era esto que me sucedía; de morir y despertar en alguna otra ilógica escena, o algo peor; de que esto sea infinito y tener que soportar esta dolora muerte repetidas veces. Y por más que traté de evitar que el agua ingresara a mí, me vi obligado a ceder otra vez. Me rendí nuevamente y esperé, con miedo, la escena posterior.


Colores bonitos
  • Pantalón pitillo rojo
  • Zapatillas rojas
  • Casaca roja
  • BMX roja
  • Medias
  • Parlantes para la PC
  • Alcohol
(Del ingl. watchman). [...] || 2. m. [...] Rondín, vigilante, guardián. [...]

— ¡Es usted un idiota!
— ¡¿Disculpe?! ¡Usted no tiene por qué llamarme así!
— ¡¿Pero y qué quiere que le diga?! ¡¿"Inteligente"?!
— ¡Que no tiene por qué faltarme el respeto!
— ¡Pero es un idiota! ¡Le digo "idiota" porque hace idioteces!
— ¡Usted no tiene por qué insultarme!
— Entonces no le digo "idiota"...
— ¡Aún tiene que disculparse!
— ¡No! ¡Porque usted es un inepto, un inútil y un ignorante!

¿Por qué cuando busco en Google la palabra "viril" me sale en los resultados imágenes de penes y demás contenido de carácter obviamente homosexual cuando según el DRAE, por lo menos, su definición es otra?


Diccionario de la Real Academia Española:

viril2. (Del lat. virīlis). 1. adj. Perteneciente o relativo al varón.


varón. (Del lat. varo, -ōnis, fuerte, esforzado). 1. m. Ser humano de sexo masculino. || 2. m. Hombre que ha llegado a la edad viril. || 3. m. Hombre de respeto, autoridad u otras prendas. [...]



Google




All that I wanted
All that I ever thought
That I could be
Laid in your hands

I never thought
That I would take it back
Now I want to
I want to
For all the love I offered you
And I thank you
I thank you
For showing me
What I don’t want to be

Where are you now
I face my final tears
To realize
Your not here to see
That everything’s broken

Take my illusions
Take all my dreams
You send to me
Out of my head
Todo lo que quise
Todo lo que siempre pensé
Que podría ser
Puesto en tus manos

Nunca pensé
Que lo desearía de vuelta
Ahora lo quiero
Lo quiero
Por todo el amor que te ofrecí
Y te agradezco
Te agradezco
Por mostrarme
Qué no quiero ser

¿Dónde estás ahora?
Enfrento mis últimas lágrimas
Para darme cuenta que
Tú no estás aquí para ver
Que todo está roto

Tomaste mis iluciones
Tomaste todos los sueños
Que me diste
Fuera de mi cabeza
Melotron, Broken;
Propaganda (2007)
Pensé que se limitaría a sólo hacer la musiquilla, pero es que también reproduce los efectos de sonido a violín y al mismo tiempo:


__________
Visto en: lagrann.com
No es ninguna broma. Efectivamente, una avioneta comercial chocó con una mototaxi el día viernes 18 de junio del 2010 y dejó a tres escolares heridas:

DRAMATIZACIÓN:

__________
Noticia original: Perú21.pe
Extremadamente hiperrealista, pero dibujo después de todo.


__________
Hecho (a lápiz) por: Paul Lung
Visto en: lareserva.com
Tributo a Chabelos - "Luisa"


♫ ...quiero masticar tus siliconas otra vez ♪ 
♪ cojerte por la nuca, metértelo al revés ♪ 
♪ me gustan tus cojones y el tamaño de tus pies ♪ 
♪ ¡Oh, Luisa, por favor no me vayas a cojer! ♫
Cosas que pasan cuando te enamoras de alguien que no debes:


Pd.1: Sí, esta vez no utilicé el Flipnote.
Pd.2: Irrlicht es mi otro seudónimo.
Pd.3: Pueden crear uds. mismos sus animaciones en este enlace.
Siempre he tenido problemas con las féminas al momento de hablar sobre los colores. De hecho, una de las preguntas recurrentes que hago al hablar sobre el tema es ¿y cuál es el violeta/fucsia/carmín/(etc.)...? a tal grado que cualquiera pensaría que soy daltónico —lo cual no soy—. 
Ya cansado de estos inconvenientes, encontré por pura suerte esta tabla de colores que explicará lo difícil que se me hace reconocer distintos colores a causa de mi condición de hombre-heterosexual:

Me encontraba en el asiento detrás del copiloto mientras mi padre conducía. En ello noté que a unas cuantas cuadras adelante se encontraba una gran multitud corriendo despavorida. Conforme el carro se iba acercando cada vez más, iba apreciando mejor la escena: un hombre agachado y, bajo éste, un hombre tendido sobre el piso quien al mismo tiempo se encontraba sobre un líquido que conforme seguía acercándome pude llegar a reconocer: sangre. De hecho, no era sólo la sangre lo que causaba tal terror en las personas que corrían despavoridas, sino lo que el sujeto hacía al ahora cadáver: arrancarle las extremidades a mano limpia para posteriormente arrojárselas a quienquiera que esté cerca. De hecho, cuando ya estábamos aproximándonos, me miró y me arrojó la cabeza de aquel cuerpo, cayéndome en toda la cara y rompiéndome la nariz; sin embargo, más que preocuparme por mi sangre chorreándome el rostro, me quedé estupefacto observando aquella cabeza que yacía a mi costado. La cogí con las manos, sin saber precisamente por qué, y noté que carecía de ojos, de mandíbula y de una oreja: habían sido arrancados. Cuando mi padre volteó y contempló la escena en que me encontraba ahora presente, no pudo contener el pánico en sí, se desesperó totalmente y terminó estrellándose. Me encontraba algo confuso luego de ello, y fue al cabo de unos segundos que me di cuenta que había alguien afuera tocándome la puerta. Al observarlo, el sujeto en cuestión estaba bañado en sangre. Rápidamente relacioné que se trataba del mismo desgraciado que me había lanzado aquella cabeza. Entonces abrió la puerta suavemente y me estrechó su ensangrentada mano como si estuviera dispuesto a ayudarme. No sé por qué, pero por algún motivo confié en él, entonces permití que me ayudara a salir del auto. Ya cuando estaba afuera, me enseñó sus también ensangrentados dientes, me lanzó contra el piso y comenzó a golpearme la cabeza con uno de los brazos arrancados de aquel cadáver y que no me había percatado que lo llevaba consigo en la otra mano. Entonces sentí un tremendo ardor en mi oreja derecha, la cual, luego de arrancada, vi cómo se la llevaba a la boca para devorarla. Posteriormente, me tiró un puñete en la garganta y comenzó a arrancarme los ojos. Sus carcajadas apenas eran opacadas por mis alaridos, que finalmente fueron callados cuando introdujo su mano dentro de mi boca y comenzó a jalar mi mandíbula hacia sí mismo. Supe entonces que mi destino no sería muy distinto al de aquel sujeto desmembrado y, así, contuve la respiración por unos instantes y sencillamente me dejé llevar por el ritmo de sus carcajadas mientras la sangre se entremezclaba con mis lágrimas.

Homo stultus
— ¡Te tengo una buena noticia!
— ¡Dímela!
— ¡Vas a ser papá!
— ¡¿Qué?!
— ¡Que vas a ser papá!
— No me jodas...
— ¡De verdad! ¿No es maravilloso?
— Ándate a la puta mierda, ¿cómo algo así sería maravilloso?
— ¡¿Por qué me hablas así?! 
— ¡No quiero ser padre!
— Pensé que te alegrarías...
— ¡Idiota! ¡¿Cómo algo así me alegraría?!
— ¡Pensé que eras más maduro!
— ¡Pensé que eras más infértil!
Si bien el trailer que les muestro a continuación, a parte de ser antiguo, es fake. Lo encontré hace poco y me veo en la obligación de compartirlo. 
La trama es genial, y el sólo mencionar que Nicolas Cager haría el papel del aparentemente malvado Fu Man Chu me pareció genial.

¿Te parezco linda? —preguntó ella mientras sonreía—
Sí... —respondió él timidamente—
¿Y sientes algo por mí?
¿...por qué me preguntas esas cosas? —dijo él bastante avergonzado luego de haber balbuceado un poco—
Porque quería decirte que tú también me pareces muy lindo, pero que sólo te veo como un amigo.

Él no dijo nada más. Sólo se quedó cabizbajo mientras pensaba que a partir de ahora debería tomar en cuenta esas palabras la próxima vez que imaginase andar con ella de la mano.
No sé si a ustedes, pero a mí la descripción y los colores me confunden un poco:

Tan genial como suena, y no pienso decir nada más:
(Capítulo IV: Esperanza)

CAPÍTULO V
Ciclo

Quizá para mí exista vida después de esta muerte, y sea ella. Agradecido, le mostré los dientes e intenté sonreír. Ella rió, cogió mi mano y se la llevo al rostro. Hizo que tocara su inerte piel, sus inertes labios y su inerte sonrisa. Aún así, no entendí cómo podía hacerlo. Estando vivo, me hubiera enamorado inmediatamente; ahora muerto, aún seguía perplejo.
Me dijo que caminara con ella, y yo asentí inmediatamente sin entenderlo. "Impulsividad", emoción propia del estar vivo, emoción que se acrecienta al enamorarse. No es que estuviera vivo ni que tuviera la capacidad de amar otra vez, pero esa emoción había regresado a mí como si ello lo estuviera, como si a esto fuera otra vez capaz. 
Seguí caminando con ella, y ella siguió sonriéndome. Era mi cielo. Perdido en su sonrisa me sentía inexistente, y eso era todo lo que deseé desde el momento en que morí. Entonces, me di cuenta que el tiempo había pasado exageradamente. Me di cuenta que había inexistido durante largo tiempo y, precisamente, me había dado cuenta de ello porque ya no habían más sonrisas para mí que me quitaran el razonar. No sé en que momento dejó de hacerlo, pero ella estaba allí, inerte, tan inerte como yo lo estaba y tan inrisueña como mi reflejo en un charco de agua.
"Ira", emoción propia del estar vivo, emoción que se acrecienta al perder lo que uno quiere en demasía. No es que estuviera vivo, pero el que mis manos apretaran su delicado cuello exigiéndole otra vez inexistir no hacía más que confirmar aquel enojo que me corroía. Sin embargo, ella volvía a sonreír y cada vez con más fuerza. ¿Intentaba calmarme? No lo sé, pero igual ya era tarde. Sólo paré hasta verla inmóvil. ¿Muerta? Imposible, ya lo estaba cuando la conocí. De repente, vi un halo de luz saliendo de su cuerpo, se posó frente a mí y estalló.
Entonces lo comprendí. Comprendí que ella jamás fue mi cielo, sino todo lo contrario: mi infierno. Ahora yo, convertido en uno, me di cuenta que tenía que serlo para alguien más. Entonces caminé sin dormir, sin cansarme, hasta que finalmente, en una triste banca de parque, encontré sentada una pobre idiota... me alegré, me senté a su lado y le sonreí.

Madre: Hijo, ¿puedes lavar los platos?
Hijo: ¿Por qué?
Madre: Porque estoy enferma así que no me puedo estar mojando.
Hijo: Pues ponte guantes.
Sir Ritchfield decidió contar ovejas, un procedimiento fastidioso: sólo sabía contar hasta diez, y no siempre, así que las ovejas tenían que formar pequeños grupos. Surgieron desaveniencias porque algunas ovejas afirmaron que no se las había contado, mientras que Ritchfield sostenía que ya lo había hecho. Todas las ovejas temían ser pasadas por alto en el recuento y que, en tal caso, pudieran desaparecer. Algunas intentaron introducirse a hurtadillas en otros grupos para ser contadas dos veces, por si las moscas. Ritchfield balaba y bufaba, y al final llegaron a la conclusión de que, en total, había treinta y cuatro ovejas en la pradera.

Se miraron desconcertadas: sólo entonces repararon en que no sabían cuántas ovejas debía haber en la pradera. Aquella cifra que tan laboriosamente habían calculado carecía de valor para ellas.
Por Leonie Swann
__________
Visto en Papelenblanco
Debido al 30 Aniversario del nacimiento de Pac-man, Google lo celebra modificando su logo de tal forma que puedas jugar en él. Sólo dirígete al sitio del buscador y espera unos segundos o, sino, dale click a Insert Coin y empieza a jugar con las flechas direccionales. Aprovecha que sólo estará disponible durante las siguientes 48 horas.

ACTUALIZADO: Ya pasaron las 48 horas en que se podría acceder a este Pac-man; sin embargo, debido a la genialidad de la idea, podrás jugarlo por todo el resto de tu vida ya que Google así lo ha decidido sabiamente. Sólo necesitas entrar a esta dirección (y preferiblamente ponerlo como tu página de inicio): 
__________
El cocodrilo es uno de los mejores y más poderosos depredadores de la naturaleza; sin embargo, aun así puede caer víctima de la estrategia en equipo por parte, en este caso, de solamente tres perros que atacan de la siguiente manera:
  • El perro alfa sostiene la cola de temerario animal impidiéndole golpear y al mismo tiempo distrayéndolo, permitiendo de esta manera que los demás ataquen.
  • Note como el perro beta aprovecha el descuido para coger al cocodrilo del hocico impidiéndole morder y respirar.
  • Ya estando casi reducido, el perro gamma ataca la zona del vientre que es la más vulnerable para acabar con la peligrosa y casi invencible bestia.
La imagen es impactante, así que sólo pondré el link de la misma ya que no es apta para personas sensibles:

Iron Sky es una película que nos cuenta que al final de la II Guerra Mundial, un grupo de científicos nazis hace un gran descubrimiento en antigravedad que le permite viajar al lado oscuro de la Luna donde instalá una base llamada la Schwarze Sonne. Luego de setenta años de preparación y refinamiento tecnológico, los descendientes de estos nazis regresarían en el año 2018 para retomar su conquista...




Actualizado: Les había puesto el II Teaser, así que aquí tienen el primero para su disfrute.

A continuación quisiera presentarles a este grandioso cantante que con vulgarismos, malas conjugaciones de verbos y deformaciones estructurales en determinados niveles morfológico-gramaticales, conquistó al público.






Canción 1:
*Cayiste en la trampa del amor
y lo que ahora *haguemos
se romperá como un *tergopol. 
Y la mente no tiene razones
yo *oyo el *later de mi corazón (x2)

Canción 2:
Mi amor ya se escapó y *andó
detrás de *tú *andó
mi alma está *rompida (x2)
pues nuestro destino ya está *escribido 
fue tu beso el que lo *produció
Alimentado por mi terrible necesidad de coger cualquier cosa y tratar de cagarla hacerla mejor, he seguido modificando más el presente blog. De momento, ya estoy satisfecho con el cambio de colores y el reordenamiento del mismo. Además, he creado una cuenta en Picassa para subir ciertas fotos ya publicadas que podrán verla dando click aquí o sino dándole click a la pestaña Álbumes presente en la zona superior.
Espero que gusten los cambios que estoy realizando y, al mismo tiempo, ver si se animan a dejar comentarios de una puta vez por todas.

...quizá debí estudiar para ser diseñador.

Tecktonik *


* Se recomienda haber visto esta entrada

Actualizado: ¡Ahora con audio!
Qué hacer en caso de sismos*


* Animación hecha a pedido
Cansado de los tiempos de carga extra que tomaba el diseño anterior, decidí cambiar de una vez por todas la vieja plantilla y agregar ésta que no sólo es más ligera, sino más práctica y, por lo tanto, eficiente.
Por ahora estaré modificándola un poco, ya sea cambiándole los colores originales o modificando algunas cosillas que no terminan de cuadrarme.
Por lo demás, bienvenidos nuevamente a este absurdo blog. Aparentemente he regresado; sin embargo, a lo mucho la emoción no me durará no más de un par de meses hasta finalmente abandonarlo durante medio año más. Así que aprovechen.

Atte. Su servidor
— ¿Hay que tener sexo?
— Está bien, pero si primero me das un beso.
— Ah... no, ya no quiero...
— Soy muy vengativo.
— Yo jamás te haría algo malo.
— ¿Sólo me harías algo bueno?
— Un favor es algo bueno.
— ¿Te me estás insinuando?
— Calla, mierda. Me malinterpretas.


[Conversación con Duber]
Ride on the road


CAPÍTULO IV
Esperanza

La vida es efímera; la muerte, eterna. En vida, el tiempo pasa sin que nadie verdaderamente se dé cuenta; en muerte, cada minuto es como un día entero. Ello hace arrepentirme ahora de no haber creído en algún dios cualquiera. No sé si será por resentimiento o por no haber cumplido con alguna especie de divino trámite burocrático; sin embargo, no hay ninguno que se anime a recogerme y llevarme a su paraíso de turno. Ser un zombie es extremadamente insoportable si es que careces de la necesidad de devorar a otro humano y, especialmente, si es que careces de la capacidad de no pensar.
Me dirigí hacia un parque para sentarme en alguna banca y sólo reflexionar. El problema que vino luego era sobre qué reflexionar, ¿sobre aquella mosca que pasa por mi lado y que por algún motivo se rehúsa a venir con el resto de su especie para incubar sus larvas en mi carne inerte y que así me devoren poco a poco hasta finalmente dejar de existir? ¿Qué tal si me ahorco? Sería estúpido, una soga apretando mi cuello no causaría más que el espanto de aquellos que permanecen en vida. No puedo suicidarme estando ya muerto. No puedo morir de nuevo, sólo dejar de existir. Decidí, entonces, quedarme sentado por el momento y esperar. No supe exactamente qué, pero si he de seguir en este mundo de muertos por el resto del tiempo, ¿por qué no podría hacerlo sentado en una eterna banca de parque?
Allí, sentado, entre mi silencio inacabable y mi soledad como condena, se acercó alguien. Una mujer, muerta y bella, que al parecer se encontraba en el mismo limbo que yo. Aquel limbo que se encuentra entre la muerte y la no existencia. Entonces se sentó a mi lado y me sonrió.

Vaquita-mariquita

¡Homo stultus está de vuelta! De hecho, no; sin embargo, he decidido cambiar ligeramente el diseño. Ahora, los temas están en la parte superior, a plena vista de todos y con respecto a las animaciones, ahora presentan un nuevo formato. En vez de presentarse a manera de .gif, ahora se presentaran como un video (incluyendo sonido). Próximamente estaré actualizando la galería de animaciones con el nuevo formato.

Aquí la lista de las animaciones actualizadas con sonido:

Aus der Tiefe drang herauf
Einer Melodien Lauf
Ein Lied, wie ich es vorher hörte nie
Die Musik ein sanftes Ziehen
Und ich wollte niederknien
In der Tiefe, in der Tiefe sangen sie

Wie eine Schlange sie sich wand
Zog mich wie mit Geisterhand
Unaufhörlich auf sie zu, ich weiß nicht wie
Wie ein Irrlicht überm Moor
Drang als Ton sie an mein Ohr
In der Tiefe, in der Tiefe sangen sie

Lauschend ich am Abgrund stand
Und es zog mich hin zum Rand
Wusste nicht, was ihr die große Macht verlieh
Dieses Lied, das mir befahl
Und es ließ mir keine Wahl
In der Tiefe, in der Tiefe sangen sie

Ich fand einen Treppenstieg
Jede Gegenwehr besiegt
Und ich folgte seinem Lauf mit weichem Knie
Sprach: ich tu, was du verlangst
In mir wuchs die nackte Angst
In der Tiefe, in der Tiefe sangen sie

Und nun bin ich fast am Ziel
Mich befällt ein Hochgefühl
Eine starke, nie gekannte Euphorie
Oh, Melodie, ich bin gleich da
Deinem Ursprung schon ganz nah
In der Tiefe, in der Tiefe singen sie

Wer sie hörte, wie sie singt
Der weiß, wie die Sehnsucht klingt
Und niemals vergess ich diese Melodie
Ich weiß nicht, wie mir geschieht
Sag doch, wohin ihr mich zieht
In die Tiefe, in die Tiefe singen sie
In die Tiefe, in die Tiefe singen sie
In die Tiefe, in die Tiefe singen sie
In die Tiefe, in die Tiefe singen sie
Desde el fondo se acercó
Rápidamente una melodía
Una canción que nunca antes había oído
La música es un suave tirón
Y yo quería arrodillarme
En la profundidad, en la profundidad ellos cantaban

Como una serpiente retorciéndose
Me tomó como con una mano invisible
Incesantemente a ella, no sé cómo
Al igual que fuego fatuo sobre el pantano
Llegó como sonido a mis oídos
En la profundidad, en la profundidad ellos cantaban

Yo estaba escuchando el abismo
Y me llevó hasta el borde
No sabía lo que le dio el gran poder
A esta canción que me lo ordenó
Y no me dejó ninguna opción
En la profundidad, en la profundidad ellos cantaban

Encontré unas escaleras altas
Cualquier resistencia derrotada
Y seguí su curso con las rodillas temblorosas
Dijo: voy a hacer lo que me pides
En mí creció un miedo desnudo
En la profundidad, en la profundidad ellos cantaban

Y ahora estoy casi allí
Me invade una sensación de júbilo
Una fuerte euforia sin precedentes,
Oh, melodía, casi estoy allí
Ya muy cerca de tu origen
En la profundidad, en la profundidad ellos cantan

Quien haya escuchado cómo canta
Sabe cómo estalla el deseo
Y nunca olvidaré esta melodía
No sé lo que me pasa
Dime, pues, a dónde me arrastra
En la profundidad, en la profundidad ellos cantan
En la profundidad, en la profundidad ellos cantan
En la profundidad, en la profundidad ellos cantan
En la profundidad, en la profundidad ellos cantan

ASP, De Profundis;
Requiembryo (2007)
Advertencia: La presente entrada puede poseer contenido no apto para personas sensibles. No es más que una lista de desvaríos y demás excentricidades producidas en un momento de ocio en una conversación grupal en el Facebook. Lo publicado no necesariamente expresa alguna afición en la realidad.
  • Las cucarachas requieren menos gastos y mueren más pronto: ¡Punto para las cucarachas!

  • Los bebes cagan mucho, pero las cucarachas comen caca: ¡Punto para las cucarachas!

  • Los bebés mueren instantáneamente al ser expuestos ante radiación, a las cucarachas no puedes matarlas fácilmente: ¡Punto para los bebés!

  • Para abortar a una cucaracha solo necesitas un zapato adjunto a una pierna (y no un puto y carísimo legrado): ¡Punto para las cucarachas!

  • Es ilegal botar un bebé a la basura, a las cucarachas las encuentras dentro y por miles: ¡Punto para las cucarachas (creo)!

  • Para obtener un bebé hay que tener sexo: ¡PUNTO PARA LOS BEBÉS!

  • Las cucarachas no hacen tanto ruido cuando las matas: ¡Punto para las cucarachas!

  • Si no hay nada que comer te puedes comer al bebe: ¡Punto para los bebés!

  • Si les cortas la cabeza, las cucarachas pueden seguir corriendo durante una semana: ¡Punto para las cucarachas!

  • No puedes culearte a una cucaracha: ¡Punto para los bebés!

  • A los bebés puedes ponerles trajes ridículos y tomarles foto: ¡Punto para los bebés!

  • A los bebés puedes golpearlos muchas veces sin que te manchen la mano con sus órganos internos: ¡Punto para los bebés!

  • Las cucarachas, algún día, dominaran la tierra, así que existe la posibilidad de que justo la cucaracha gobernante sea descendiente de la que tú mismo criaste: ¡Punto para las cucarachas!

  • Es muy fácil arrancarle las extremidades a una cucaracha y prenderles fuego. Aún así, no emiten alaridos de dolor: ¡Punto para los bebés! (si no ves el sufrimiento, deja de ser divertido)

  • Las cucarachas sólo viven 3 años: ¡Punto para las cucarachas!

  • Si no existieran los bebés no podrías tener sexo con embarazadas: ¡Punto para los bebés!

  • Si te tiras a una embarazada, puedes venirte dentro sin contraer otro bebé (nótese el uso de la palabra "contraer"): ¡Punto para los bebés!

  • Un bebé no cabe dentro del microondas, y si cabe, no gira: ¡Punto para las cucarachas!

  • Los bebés lloran como condenados llegando a emitir hasta 90 decibeles (en el peor de los casos): ¡Punto para las cucarachas!

  • Si eres mujer y estás dando de lactar, éste podría excitarte con su succión: ¡Punto para los bebés!

  • No puedes ahogar a un bebé en un vaso de agua: ¡Punto para las cucarachas!

  • No hay cucarachas judías: ¡Punto para las cucarachas!

  • Mengele no hubiera podido experimentar con cucarachas judías: ¡Punto para los bebés!

  • Si sólo existieran cucarachas judias no habrían peliculas de nazis: ¡Punto para los judíos!

Resultados:
1° Cucarachas - 12
2° Bebés - 11
3° Judíos - 1
"Una partícula no existe en un estado u otro, si no en todos los estados posibles al mismo tiempo. Exclusivamente cuando observamos la partícula es que ésta adopta uno de esos estados."


Todo depende del punto de vista
— Así que te enamoraste
— Sí
— ¿Y de quién?
— No lo sé
— ¿Cómo es que no lo sabes?
— No la conozco
— ¿Entonces cómo es que pudiste enamorarte?
— Ella tuvo la culpa
— ¿Por qué?
— Porque me sonrió
— ¿Eso qué tiene que ver?
— Que la hija de puta me dio la sonrisa más hermosa que pude haber visto en toda mi vida