Puta enamorada

— Eres una puta.
— ¡¿Por qué me dices eso?!
— Porque lo eres, y no quiero formar parte de tu lista.
— ¡¿Cuál lista?! ¡¿De qué hablas?!
— De aquella lista que llevas marcada en tu vida y que indica cuántos hombres han pasado por ti.
— ¡¿Me trajiste hasta aquí sólo para decirme eso?!
— No te lo iba a decir delante de todos, que tengo modales.
— ¡Si tuvieras modales no me hablarías así!
— Soy sincero. No es mi culpa que la verdad sea una mierda y tú, una puta.
— ¡¿Si es que soy sólo una puta, por qué es que allí adentro me tratabas tan bien?!
— Como te dije, tengo modales. Además, tú como toda puta andabas muy pegada a mí sin que yo pudiera hacer nada para alejarte de manera educada.
— Es que pensé que eras diferente...
— Y tú, una cualquiera. Ahora vete.

1 comentario: