Lamprea marina

Muchos habremos visto en películas de ficción, especialmente las de monstruos y demás seres espaciales, a algunas especies de larvas con dientes que saltan a diestra y siniestra para terminar aferrándose del rostro humano y así succionarle los sesos hasta tomar control total sobre él. Es aterrador, lo sé. A nadie le gustaría encontrarse con alguna de estas criaturas que por suerte son inexistentes... ¿inexistentes? Pues lo siento, son reales.
Conocidas como lampreas o Petromyzon marinus para los cultos, estos seres se aferran a su presa gracias a un increíble poder de succión no se emocionen, que además posee 121 dientes y 3 afiladas lenguas, absorbiéndole así la sangre como si fuera una sanguijuela. Parasitando desde pequeños peces hasta grandes tiburones. Obviamente no tomaran el control mental de su presa, pero sí viviran de ella hasta aburrirse, aunque nunca matándola.
Pasados dos años en el mar, chupándosela a demás peces (la sangre), regresan al río, su origen, en donde se reproducirán para luego morir en plena gloria. Toda una hazaña.

8 comentarios:

  1. no habra uno de mi talla? tambien se usan como condon natural ...verdad?

    ResponderEliminar
  2. tambien cumple la función de condon?

    ResponderEliminar
  3. o es parecido a esa cosa que usan las mujeres con el temor de ser violadas?

    ResponderEliminar
  4. Creo que es más de lo último. Además, como condón no te serviría mucho ya que va desde los 15cm de largo hasta los 100cm.
    No hay de 8cm. Lo siento

    ResponderEliminar
  5. me va quedar muy chico! apretadito!

    ResponderEliminar
  6. Así es. Aunque creo que si le quitamos los dientes y las lenguas —y le pintamos la boca de rojo y el resto de rosado—, tendríamos un aparato-masturbador-orgánico-masculino perfecto.

    ResponderEliminar
  7. Tengo la sospecha que la palabra "engorrar" se te vino a la mente.

    ResponderEliminar
  8. como las webas
    mate muchos de esos en
    resident evil zero

    ResponderEliminar