Coitus interruptus: La triste historia

La historia que les contaré a continuación es una experiencia propia de un amigo mío, Hans, a quien conocí hace mucho cuando él no era más que un simple mantenido; él ahora ostenta el respetable cargo de Jefatura de mantenimiento del área inferior del edificio de la Telefónica. En otras palabras, es lavacarros. Mejor aquí les va la historia:

Encontrándose en pleno con su pareja de turno, un viernes de total placer nocturno, tuvieron la tan mala suerte de olvidar comprar los preservativos. La solución: venirse fuera. Una decisión bastante usual, pues el placer tanto para el hombre como para la mujer se ve altamente reducido al emplear nuestro querido amigo de látex.
Sin embargo, aquella mujer no dejaba de recordarle a cada instante "Si sientes algo en la puntita, sácala, que sino vas a ser padre [¡hijodeputa!]". Él no la sacó, pero sí aguantó demasiado. Tanto así que ya no pudo venirse ni aún después de haberle causado cinco orgasmos consecutivos a mencionada dama. Así que ella, en un considerado gesto bastante hijoputesco, le dijo dulcemente "Ya, no jodas, ve a corrértela al baño". Empinchado él, no hizo más que mandarla a la mierda y ver tele hasta la hora en que debiera desalojar el hostal.
Ya al día siguiente, en su casa, al momento de mixionar se dio cuenta que sus orines salían con cierto dolor y dificultad. Al ir al urólogo, éste le dijo que su sumo de macho había actuado como una suerte de corcho en su conducto porongoso. Tuvieron, por tanto, que introducirle cierta especie de varilla por la uretra para dejarle la vía libre.
Desde entonces él lo tiene todo bien claro: si hay que venirse fuera, hay que venirse fuera. Claro que ahora, lo que no gasta en el urólogo, lo gasta en la lavandería.

4 comentarios:

  1. Qué coji!! jaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Debo aclarar, ante el honor y prestigio de mi compañero, que desconozco si es que los trabajos de fontanería que le realizaron en el miembro sucedieron de verdad. Ello no es más que un agregado de mi parte para darle mayor dramatismo a la historia.
    En todo caso, él pasará por aquí a aclararlo.

    ResponderEliminar
  3. jajaja
    "
    ...había actuado como una suerte de corcho en su conducto porongoso"

    ResponderEliminar
  4. en primer lugar princesa schattenmann,no me limpiaron el conducto porongozo, sino que me resetaron una mierda anti bacterial algo asi como un pazatodo, y en segundo lugar mi querido elfo,jajajajaa lava carro pt que buiiiiinaaa maledetto, ya veras cuando te vea pordere duro buestros penones!!! jajajaa!

    ResponderEliminar