Plantas inteligentes

Todos hemos escuchado hablar alguna vez de plantas carnívoras. Sí, aquellas desgraciadas que habitan en tubos repartidos por doquier y que al notar nuestra presencia escupen bolas de fuego contra nosotros, impidiéndonos así pasar a través de estas cañerías para ir a por más moneditas. Las hay de todo tipo, y cada tipo tiene un mecanismo bastante interesante al momento de hacerse con su presa. Algunas, como la venus atrapamoscas, poseen trampas móviles que se cierran ni bien una presa se posa en ellas, curioso es incluso que si pones una pequeña piedra encima o un grano de arena, esta no la detecta como presa y sencillamente no se cierra; otras son una suerte de formas tubulares que impide salir a la tonta víctima que cayó dentro gracias a unos pelos invertidos que crecen en su interior. Las hay de más formas, tamaños y colores, pero en sí no es el tema principal de esta entrada; así que si quieres saber más de las plantas carnívoras puedes o bien esperar un próximo artículo o buscar por ti mismo.
¿Hay más plantas inteligentes? Claro que sí, pero no con la inteligencia tal y como la conocemos. Es decir, no son plantas que aman, sufren, lloran ni mucho menos poseen problemas existenciales. Así que no hay motivo para volverse paranoico y comenzar a exterminar a cuanta planta veamos, pues su tipo de inteligencia no nos supondrá amenaza alguna —eso esperemos
Les hablaré entonces de la ruca de mar, y no, no es alguna especie de sirena que por un módico precio te hará la mamada de tu vida [en ciertos dialectos del español se entiende ruca como sinónimo de puta]; sino una planta de pequeñas flores que suele crecer en las playas. Investigadores han descubierto que esta planta hace algo bastante peculiar: reconoce a otras plantas que son de su misma familia, y una vez reconocidas, cambia su conducta a favor de sus nuevas vecinas. ¿Y cómo reacciona ante las plantas que no son de la familia? En vista que las plantas no poseen un sistema social lo suficientemente complejo como para extorsionar a otras, no le queda más remedio que emplear algo más primitivo: joderse al vecino no deseado quitándole los nutrientes necesarios para que este viva ¿Cómo así? Desarrollando abrúptamente sus raíces. Es mala... Sí, muy mala. Ten miedo.

¿Quieres saber más?
http://www.sindioses.org/noticias/raices.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Planta_carn%C3%ADvora

0 comentarios:

Publicar un comentario