,

Aracnofobia

De muy niño tenía fobia a estos bichos. Ni bien veía uno, por más pequeño y alejado que esté ver imagen derechallamaba a mi madre para que lo matara.
Conforme iba creciendo, fui tratando de controlar esta fobia hasta tan sólo ser un simple miedo. Siendo ya un exaracnofóbico, me siento orgulloso de decirles ahora que he matado con mis propias manos a miles de arañas a lo largo de mi vida (ahora ellas son quienes me temen). Incluso en más de una ocasión me hacía con un spray y un encendedor y, apuntando hacia ellas, las envolvía en llamas, cayendo éstas al piso mientras se retorcían de dolor; aún así, no me era suficiente, no paraba hasta que la araña sea reducida a cenizas. El maltrato sicológico que sufrí en mi infancia por parte de éstas estaba dando ahora sus primeros frutos, este odio me consumía por dentro y me volvía poco a poco en un sádico incinerador de arácnidos (andaba muy perturbado).

En una ocasión, este salvaje impulso junto con mis instintos piromaniacos, llegó bastante lejos:
Mi hermano trajo un día una nueva carcasa para el CPU en alguna caja de cartón. La sorpresa fue que al sacar la carcasa, la caja estaba infesta de arañas ver imagen inferior—.
Me dijo entonces que las matara y me dio un insecticida en spray, así que en contra de mis ganas de verlas arder, decidí sencillamente rociarlas con este tóxico. Mi sorpresa fue que las arañas no morían, ¿habían encontrado acaso el antídoto ante tal veneno? Me fijé en la fecha de expiración del envase: había caducado varios meses atrás. Entonces, ¿de qué otra forma podíamatarlas? No lo sabía, hasta que alguien (o algo) dijo...

- Quémalas...
- ¿Eh? ¡¿quién dijo eso?!
- Quémalas...
- ¿Que las queme?
- Sí, hazlo...
- Pero... yo no... yo no quiero...
- Sí quieres...
- Yo... yo... ¿yo quiero?
- ¡Sí, tú quieres! ¡Hazlo!

Así que por mandato divino decidí quemarlas. Sólo porque no había otra forma (y porque a aquella voz omnipresente le pareció buena idea). Cogí entonces mi spray desodorante que usaba en ese entonces y un encendedor, y sin dar importancia a la sustancia inflamable que había rociado antes (no podía razonar, estaba en una especie de trance sádico-piromaníaco), decidí prenderles fuego.
Como resultado casi incendio mi casa. Salió una llama que alcanzó el techo y que me causó quemaduras de segundo grado en tres dedos de la mano, me quemó un poco de las cejas, las pestañas y parte de la cabellera. Me di cuenta entonces que jugar con fuego no era muy buena idea; aún así, pude cantar victoria: todas las arañas fueron consumidas por las llamas.

12 comentarios:

  1. Jaaa! Ay, pero si las arañas son chéveres!

    ResponderEliminar
  2. ...Y ricas!!

    Puedo olisquear, en la recreación de mi psiqui, las arañas olorosas recien tostaditas :D Yaaam!

    Tu entrada sí que abre el apetito, Ita. ^^

    ResponderEliminar
  3. ...Si supieras lo que yo les hago a las cucarachas!

    ResponderEliminar
  4. Ay las cucarachas, sí, fritas (=... pero las arañas... x_x

    ResponderEliminar
  5. Sherly, vaya asco... pero míralo de esta forma, yo las cocino y tú las comes ;)

    ResponderEliminar
  6. cuidao cuidao k te pica la aranita cuidao cuidao k te pica el corazon !! jojo

    ResponderEliminar
  7. jajajja k tales arañitas de mela, yo aidava a laas cucarachas..horrrorr!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Ah!... las arañitas. Recuerdo q antes las mataba apenas las veía; ahora ya no desde q comezé a ver Animal Planet, Natgeo, etc...
    Pero, al final, uno elige matarlas o no... es lo q hago ps

    Muy bueno el articulo!!

    ResponderEliminar
  9. erik, que a mí también me preocupan los animales... pero las arañas no pueden ser consideradas como tal, son sencillamente seres diabólicos.

    maximuss, no joas, que lo de las cucarachas si es mariconada xD

    ResponderEliminar
  10. Lo de las arañas también
    =D

    ResponderEliminar
  11. eso m hizo recordar...cuando aparecist cn las ceJas kemaDas!!!


    foe eso nO?

    ResponderEliminar
  12. no usaste una marca buena para matarlos esos animales son asquerosos

    ResponderEliminar